PenPals, todavía vigentes

Hace muchos años las personas para comunicarse se enviaban cartas. No, no eran correos electrónicos (e-mails) eran cartas postales (letters or postcards), como la que suelen enviarte los bancos para pedir que inviertas en sus depósitos al 1,5% o la policía cuando te ha hecho una foto por exceso de velocidad. Pues bien, la gente, en estas cartas, se contaba su vida, como en las redes sociales, tenía citas a ciegas, como en las redes sociales, y compartía sus creencias y opiniones, sí, como en las redes sociales.

Además, era común en los institutos o colegios (high school) realizar una especie de intercambio por correspondencia. Si querías perfeccionar tu inglés, tu castellano o simplemente querías entablar relaciones con gente lejos de tu casa podías acceder a un programa de amigos por correspondencia (pen-pals). Mucha gente lo utilizaba para aprender, pero los que más, lo hacían para ligar. Sea como fuera, este tipo de correspondencia murió y ya nadie se podrá aprovechar de ella.

Error, este tipo de correspondencia está más viva que nunca. Todo ello gracias a la web PenPalpalace. Un servicio que pone en contacto a miles de personas de todas las partes del mundo que quieren recuperar este viejo sistema de correspondencia pero, en este caso adaptándolo al email.

Los desarrolladores de la página no se han complicado mucho la cabeza. No se han andado con florituras y se han dedicado a lo simple, quizás lo que siempre funciona. Para acceder a esta web deberás dar un nombre de usuario y una contraseña. Pronto recibirás una confirmación en tu correo electrónico y… estarás en el PenPalpalace.

Una vez aquí deberás completar tu perfil de usuario. Una foto, unos detalles biográficos, edad, procedencia, descripción de tus intereses y una pequeña referencia en el idioma que quieres aprender. A continuación, como en los antiguos amigos por correspondencia, deberás fijar tus intereses, los idiomas que hablas o que quieres aprender y lanzar tu señal para que alguien quiera ‘cartearse’ contigo.

No te desesperes, si no recibes ninguna carta. Lánzate y da tu el primer paso. Puedes elegir el país y la edad de la persona a la que quieres dirigirte, además de sus intereses. El programa hará una selección y podrás practicar de los temas que te interesen con una persona nativa en esa lengua. Una buena forma de mejorar en tus writing, hacer amigos en el extranjero, posibilidad de algún negocio y… sí, para algunos de poder ligar.